OPIN_ANDO

Sacramentos y tradiciones

Política y laicismo (II)

Luisa Toledo para Ando Sataute.-  9 de diciembre 2015

En estos días en que nos encontramos a las puertas de las celebraciones navideñas (en tiempo de Adviento para los creyentes) es especialmente pertinente retomar la reflexión ya iniciada con respecto a la relación entre política y religión.456311_10200220568221076_1415186019_o

En un artículo anterior reivindicábamos la necesidad de separar ambas esferas,  fundamentalmente en actos públicos, separación que se establece a partir de la comprensión de que un político representa a un pueblo o una corporación determinada  en actos institucionales precisos, pero esto no implica la obligatoriedad de su presencia en actos religiosos, a no ser que lo haga a título personal. De lo contrario se produciría la identificación de la representación política con una religión determinada, vulnerando la libertad religiosa que certifica nuestra Constitución.

Ahora bien, este aspecto, entendemos que fundamental, de la representatividad política en un contexto laico, suele ser malinterpretado (diríamos que conscientemente malinterpretado) por la tendencia a la absolutización de la terminología. Así, en respuesta a la decisión de un partido político determinado de que sus representantes no participen en un acto estrictamente religioso (un funeral o una misa conmemorativa, por ejemplo) se suele responder con frases contundentes del tipo: “¿y qué será lo siguiente?” “¿Va la alcaldía a eliminar las romerías?” “¿Va a acabarse con la tradición del Belén municipal?”. Estas frases responden a la argumentación catastrofista de “¿Por qué no se acaba entonces con la Navidad o con La Semana Santa?”.

Nos parece que el equiparar la no asistencia a rituales específicos de una religión con la posible eliminación de la Navidad es realizar un ejercicio de burda demagogia y como tal tiene fácil contestación: una sociedad laica no es una sociedad vacía de tradiciones. Todas las sociedades de todos los tiempos a lo largo de la historia han construido su identidad sobre, entre otros aspectos, las muy diversas fiestas colectivas que componen su folcklore. Y éstas se fundamentan sin duda en las creencias y las religiones. El que una corporación no participe en una celebración específicamente religiosa no significa que dé la espalda a sus tradiciones y festividades, y éstas vienen enmarcadas en la ideología religiosa que ha conformado a una comunidad.

En nuestro caso nuestras fiestas principales tienen  una inequívoca raíz cristiana, pero tendremos que aprender a separar la fiesta anclada en la tradición, que compartimos todos como pueblo,  del sacramento que compete exclusivamente a los creyentes. Cuando comprendamos que las figuras públicas pueden y deben participar en romerías, cabalgatas o fiestas patronales pero que no deben traspasar los límites del templo más que a título personal, lograremos trasladar la religiosidad al ámbito de lo privado, respetando las creencias de aquellos cuyos sacramentos profanaríamos, por un lado y divorciando la ética de la fe, despojando a una religión determinada de su aura de superioridad, por otro.

Pero por si a pesar de todo, seguimos teniendo amigos decididos a mantener el lenguaje catastrofista, añadiremos que las raíces históricas de la navidad no son cristianas, puesto que el cristianismo se apropió de las fiestas paganas de la victoria del sol (el solsticio de invierno) convirtiéndolas en nuestra más arraigada celebración. Las Navidades (o Saturnales) son pues una prueba magnífica de cómo una tradición evoluciona a partir de un origen preciso y se convierte en componente de nuestra identidad como pueblo. Creyentes o no.

           DEMOCRACIA DIRECTA

30 de noviembre de 2015

 Las Asambleas de Barrio en la gestión municipal:   la esencia de la participación ciudadana.

Las asambleas de barrio se conciben como espacios en los que se genera la participación ciudadana en la gestión municipal, de manera que se consideran órganos de participación de carácter territorial.

La asamblea de barrio posee la esencia de la democracia directa, en tanto que busca la participación más amplia posible de las personas en el asunto de lo público, pero se diferencia de la democracia originaria griega en que aquella excluía a las mujeres, y también a los/as esclavos/as, y en que la designación de los gobernantes era resultado del azar y no de la elección. En todo caso, aquella asamblea y esta son espacios de funcionamiento horizontal, que permiten a todas las personas participar en igualdad de condiciones. Si bien, es preciso intervenir para establecer la moderación de la reunión a fin de asegurar la operatividad en el desarrollo de la misma.asamblea de barrios

En sus etapas iniciales estas asambleas facilitan a quienes tienen una responsabilidad de gestión información de primera mano sobre el espacio del que se trate, así como la identificación de las necesidades de quienes lo comparten, al igual que favorecen el seguimiento de las actividades municipales.

En la fase de consolidación y posteriores las asambleas participan, además, en la toma de decisiones sobre las actuaciones e inversiones que el Ayuntamiento realice en su ámbito territorial, desde una visión integrada del municipio en su totalidad. De manera gradual, se puede ir consolidando, por tanto, un órgano en el que se debatan y valoren los elementos de los planes de actuación municipal.

En fin, los/as gestores conocen así las necesidades identificadas en el territorio de primera mano, y además acceden a la valoración que la ciudadanía hace del funcionamiento de los servicios municipales. A continuación de la recogida de información sobre las iniciativas y los proyectos que expone la ciudadanía, la selección de prioridades se convierte en otro elemento fundamental que garantiza su adecuada inclusión en el citado plan de actuaciones municipal.

Otra cuestión a tener en cuenta para hacer operativas las asambleas es la periodicidad de las reuniones, que se como mínimo es preciso celebrar una vez al año. En cada sesión el Ayuntamiento informará de las actuaciones realizadas, así como las más relevantes que se pretenden acometer en el ámbito territorial de la Asamblea que se trate.

Las valoraciones, iniciativas y proyectos recogidos en las Asambleas, a modo de informe, serán comunicadas a los correspondientes Órganos de Gobierno Municipal, y será difundidas ampliamente para hacer conocedora de las mismas a la ciudadanía.

Las asambleas de barrio posibilitan la participación ciudadana en los asuntos públicos y, por ello, se presentan como una herramienta democrática de primer orden. Pero sobre todo, las asambleas son un elemento fundamental para construir el municipio que queremos, para implicarnos todos y todas en la construcción de un proyecto colectivo.

LA VIOLENCIA COMO LACRA

17 de noviembre 2015

La violencia es una lacra humana que cuesta muchas vidas de inocentes en el Planeta.

Puede adoptar diferentes formas: violencia de género, violencia infantil, violencia  indiscriminada… Violencia, violencia, violencia…

La violencia se puede, en definitiva, ver  de diferentes maneras:

  1. a) Como una acción por la que una persona o un grupo de personas intentan mantener una relación de fuerza hacia otra persona o grupo de personas.
  2. b) Como manifestación de fuerza intrínseca al ser humano y como instinto de agresión humana dirigido hacia sus congéneres.
articulo violencia
La violencia es lo contrario a la vida, a la compasión, a la paz, al progreso, a la libertad, a los derechos humanos,

La violencia, independientemente del punto de vista que utilicemos, es el peor mal que aqueja a la humanidad porque es lo contrario a la vida, a la compasión, a la paz, al progreso, a la libertad, a los derechos humanos, en definitiva es lo contrario al ser humano y sin embargo es el ser humano quien utiliza la violencia y quien la sufre.

Desde hace más de 50.000 años mujeres y hombres han luchado para sobrevivir a la violencia tanto natural como de otros grupos, que ha logrado imponerse en momentos difíciles y especialmente violentos como los ocurridos en el siglo XX, durante la Primera y Segunda Guerra Mundial.

Sigmund Freud habla  de cómo “la Historia de la Humanidad nos muestra una serie ininterrumpida de conflictos entre una comunidad y otra u otras, entre conglomerados mayores o menores, entre ciudades, comarcas, tribus, pueblos, Estados; conflictos que casi invariablemente fueron decididos por la confrontación bélica de las respectivas fuerzas (…) Al principio, en la pequeña horda humana, la mayor fuerza muscular era la que decidía a quién debía pertenecer alguna cosa o la voluntad de qué debía llevarse a cabo. Al poco tiempo la fuerza muscular fue reforzada y sustituida por el empleo de herramientas: triunfó aquél que poseía las mejores armas o que sabía emplearlas con mayor habilidad. Con la adopción de las armas, la superioridad intelectual ya comienza a ocupar la plaza de la fuerza muscular bruta, pero el objetivo final de la lucha sigue siendo el mismo: por el daño que se le inflige o por la aniquilación de sus fuerzas, una de las partes contendientes ha de ser obligada a abandonar sus pretensiones o su oposición” (Freud, S., 1972, pp. 3.208-9).

Pero la violencia no es solamente el acto violento en sí, es también un discurso que se ha repetido a lo largo de la historia  a través de textos religiosos y literarios que dividen al ser humano entre buenos y malos, elegidos y réprobos  y se repite en nuestra  sociedad actual con conductas y discursos políticos discriminatorios, excluyentes y que atentan directamente a la supervivencia de pueblos enteros que actualmente están en conflicto.

Aunque hay que reconocer que los actos violentos tienen diferente repercusión dependiendo del lugar del planeta donde se realicen, todos tienen varios puntos en común: atacan a los más débiles e indefensos, masacran no solamente a las víctimas inocentes sino también a los derechos humanos y al avance de la humanidad  y ponen en peligro la paz que desean la mayoría de habitantes del mundo.

Recordamos los últimos atentados violentos en el mundo como  homenaje a todos y todas  las víctimas inocentes de cualquier parte del Planeta:

-21-24 septiembre 2013: Mueren 72 personas tras asaltar la milicia radical somalí Al Shabab el centro comercial Westgate de Nairobi, en Kenia.

-16 diciembre 2014: Un grupo talibán abre fuego contra una escuela en Peshawar (Pakistán) y mata a 126 personas, en su mayoría niños.

-10 enero 2015: Boko Haram arrasa la ciudad de Baga al noreste de Nigeria y deja unos 2.000 muertos (cifras de Amnistía Internacional) en su ataque más letal.

-19 marzo 2015: Al menos 154 muertos en dos dobles atentados suicidas contra dos mezquitas chiíes en Saná, Yemen.

2 abril 2015: Al menos 147 muertos, la mayoría estudiantes, en un ataque de la milicia somalí Al Shabab en la Universidad de Garissa, Kenia.

4 de julio: Un yihadista asesina a 38 turistas extranjeros en una playa tunecina de la localidad costera de Susa.

10 de octubre: Un doble atentado deja 102 muertos en una marcha por la paz en Ankara, Turquía, que las autoridades del país atribuyen a la organización yihadista Estado Islámico.

31 de octubre: Un avión ruso con 224 personas a bordo se estrella en la península del Sinaí, en Egipto, sin dejar supervivientes. El grupo terrorista Wilayat Sina, rama egipcia del EI, asegura ser el responsable del derribo del avión.

12 de noviembre: Mueren 41 personas y 200 resultan heridas en un doble atentado suicida reivindicado por el grupo yihadista Estado Islámico contra el barrio de Burch Barachne, uno de los feudos del grupo chií libanés Hizbulá, en el sur de Beirut.

13 de noviembre: El grupo terrorista Estado Islámico (EI) se atribuye los atentados en terrazas y una sala de conciertos de Paris  que provocan la muerte a al menos 127 personas y heridas a otras 180.

13 de noviembre: El Estado Islámico (EI) reivindica el atentado en Beirut que causó al menos 43 muertos y 239 heridos.

– 15 de noviembre: Tres hombres matan a sus exparejas en Madrid, Sevilla y Tarragona. El terrorismo machista eleva a 48 el número de víctimas en lo que va de año después de tres asesinatos en menos de siete días.

Desde estas líneas queremos recordar a todas las víctimas de la violencia en los últimos tiempos que son muchas, demasiadas,  pero seguro que todas apostarían por un mundo en paz, sin ningún tipo de violencia.

“A nombre descubierto”

3 de noviembre 2015

Es indudable que las redes sociales nos permiten manejar información y contrastar opiniones con una inmediatez impensable hasta hace poco. Una gran ventaja, pero al mismo tiempo implica muchos riesgos derivados del mal uso de esta importante herramienta, que se nos ofrece sin garantía de la veracidad y rigor de todo lo que transmite, convirtiéndose en una plataforma ideal para quienes ven en ella la vía para destruir impunemente a personas, colectivos, proyectos, procesos…2015.11.3caradescubierta reflexionado

Quienes hacen crítica contrastada y “a nombre descubierto” merecen todos los respetos, es una labor necesaria, hacen un ejercicio de libertad y transparencia contribuyendo al debate para el progreso; pero quienes hacen crítica sin fundamento, utilizan la calumnia, la mofa irrespetuosa o el insulto desde el anonimato, representan la parte más innoble del ser humano, y no digamos la amenaza, que solo puede provenir de indeseables con oscuros antecedentes de sucias historias en su haber. Un ejemplo reciente es la rastrera amenaza de una moción de censura, campaña puesta en marcha con el único objetivo de envenenar a la población y minar la moral de quienes muy al contrario pone cada vez más esfuerzos en trabajar al unísono por la ilusión común de cambiar este pueblo. La tarea resulta más dura si vivimos en un pueblo con larga tradición de política local al viejo estilo, anclada en las prácticas de otros tiempos, y sumido en una especie de depresión colectiva provocada por la nefasta actuación urbanística del mamotreto.

Desgraciadamente con esto hay que contar cuando se pone en marcha cualquier proyecto colectivo, siempre habrán detractores con estas malas prácticas, y a ello hay que enfrentarse, sin agresividad ni desánimo; no se pueden gastar energías en semejante batalla. La mejor forma de combatirlo es con entereza y sin perder la senda, trabajando duramente para demostrar lo absurdo y detestable de esos embates.

La información más verás siempre procede de la fuente original.  Información rigurosa solo es aquella que parte de la corporación, que debe actualizar sus herramientas para transmitirla con prontitud y precisión por un principio de transparencia en la gestión municipal.  La situación de partida no ha sido fácil, sin emisora local de radio, sin gabinete de prensa y con una web obsoleta y desmantelada.  Este es un reto a corto plazo en el que ya se está trabajando.

La información no surge de la nada, emerge tras los trabajos previos que implica cualquier procedimiento o gestión. Cada paso que puede salir finalmente a la luz pública, ha requerido previamente de muchos pasitos con cargas de trabajo, con sus tiempos y dificultades, algo que requiere paciencia y comprensión. Pretender estar informados desde el minuto cero en una administración pública sujeta a confidencialidad, normas y plazos, puede suponer incurrir en delitos contra ciudadanos que confían en esa confidencialidad. No es tolerable la publicación de documentación hurtada de expedientes abiertos en procesos administrativos vistiéndola como “periodismo de investigación”.

Los proyectos colectivos no se entienden sin trabajar en grupos humanos, llámese asamblea, asociación, comisión de vecinos o lo que sea, tomándose en consideración las aportaciones de todos sus integrantes. La fuerte demanda de participación de los ciudadanos en estos tiempos demuestra que es el mejor método para infundir dignidad, mejorar nuestra calidad de vida y construir un futuro mejor entre todos. La prueba está en la buena acogida que están teniendo los encuentros vecinales que se están celebrando, y estamos convencidos de que esos objetivos se irán alcanzando poco a poco. Es una apuesta del actual Grupo de Gobierno Municipal de Santa Brígida, del que formamos parte, por cambiar el estilo, intentar poner en práctica otra forma de hacer política, más allá de la esfera puramente administrativa. También hay detractores ante esto, claro, pero son mayores las fuerzas invisibles de quienes confían en este proceso, lento pero efectivo.  El tiempo lo dirá.

EL SILENCIO NOS HACE CÓMPLICES

21 de octubre de 2015

La violencia de género es una escandalosa realidad que cada día se extiende más y afecta a toda la sociedad. Es la evidencia diaria de nuestras contradicciones y una exigencia inmediata para reflexionar sobre los problemas que están en su origen.

Sus consecuencias son terribles; miles, cientos de miles de mujeres viven atemorizadas ante una continua situación de terror físico y psicológico en sus hogares y entorno más inmediato.

Sorprendentemente, los causantes de este mal, no son hombres extraños a las víctimas. Son sus propios maridos, novios o parejas quienes maltratan.  Los agresores, en su gran mayoría, no son hombres diferentes, especiales o enfermos. Son hombres comunes, ciudadanos típicos, en muchos casos modélicos, amables, reconocidos y, a menudo, respetuosos y cordiales en su trabajo.hombres contra machismo01Son hombres que basan su seguridad personal en valores que representan el estereotipo tradicional masculino; la imposición a través de la fuerza física, la competencia, la agresividad y un estatus de superioridad y privilegio con respecto a la mujer. Son hombres que no están siendo capaces de reconvertirse hacia un tipo de relaciones igualitarias, basadas en el respeto mutuo.

Esta violencia se ve reforzada por la incapacidad de buena parte de los hombres para adaptarse a los cambios que el avance hacia una sociedad igualitaria está provocando. Es el claro síntoma de que algo no funciona bien, de que una parte de los hombres no están aceptando el cambio y la libertad de las mujeres. Los agresores, no son mayoría, ni mucho menos. Pero… ¿y el resto? ¿Dónde estamos y qué hacemos el resto de los hombres?

La violencia es posible porque el resto de los hombres mantenemos algún tipo de complicidad y cierta tolerancia hacia ella. Ya sea por miedo, por egoísmo, por rencor o por una malentendida solidaridad masculina, lo cierto es que muchos de nosotros no hacemos lo suficiente para acabar con la violencia de género. Lo cierto, es que muchos de nosotros, sencillamente, no hacemos nada.

¿Te has parado a pensar si puedes hacer algo más, de lo que haces, para luchar contra la violencia de género? Esta es la pregunta que lanzamos a los hombres. La mayoría, hasta ahora, nos hemos limitado a contemplar desde la distancia este gravísimo problema, sintiéndonos libres de culpa y pensando que bastaba con no ser nosotros los maltratadores.

Pero eso no es suficiente, pues EL SILENCIO NOS HACE CÓMPLICES.

Levantemos nuestra voz y lancemos a la sociedad un claro mensaje de rechazo absoluto de las raíces de la violencia, negando cualquier razón que la justifique. No hay excusa posible.

Hacemos desde aquí una petición a todos los hombres: No miren a otro lado, no sigan tolerando ninguna situación de violencia, sexismo o discriminación hacia las mujeres. Es nuestra responsabilidad actuar allí dónde se dé. Denunciemos aquellos casos que conozcamos y apoyemos, sin ninguna duda, a las víctimas, pues necesitarán de toda nuestra solidaridad.  Hagámoslo por ellas y por nosotros. VIVAMOS SIN VIOLENCIA.

Política y laicismo

28 de septiembre 2015

Las elecciones autonómicas y municipales del pasado mes de mayo abrieron un nuevo panorama en gran parte de ayuntamientos y comunidades; una nueva manera de entender la política ha llegado y con ella nuevos usos a los que todos tendremos que adaptarnos. Y uno de los cambios visuales que la nueva política ha de traer aparejada es la firme opción por el laicismo, que debería comenzar por la no participación de los cargos políticos en ningún tipo de acto religioso en representación de las corporaciones o entidades a que representen.

2015.9.27 reflexionando laicismoA lo largo de la historia en todas las sociedades aquellos que ejercen el poder civil y el religioso han favorecido y promovido la fusión pública de ambos. Los acontecimientos civiles han contado con la presencia y por lo tanto la bendición de los altos cargos de la Iglesia y viceversa, no existe ceremonia o sacramento religioso que no cuente con un representante de la corporación autonómica o municipal. Así, la Iglesia proporciona respetabilidad, legitimidad moral, al poder político y éste, a cambio, encumbra a un culto determinado por encima del resto, convirtiéndolo en referente de autoridad. Las normas y valores éticos de la sociedad se asocian de esta manera a creencias determinadas y continúa transmitiéndose la idea de que la moralidad va asociada a la religiosidad.

Con el cambio político que se ha producido, vemos como a lo largo y ancho del Estado numerosas corporaciones intentan apostar por la separación de las esferas civil y religiosa y la reducción de los actos religiosos al ámbito de lo privado. Los que deciden no asistir en representación de un cargo oficial a una ceremonia religiosa explican que defienden el derecho a la libertad de culto, pero también la independencia del poder civil con respecto al poder religioso y el derecho a tener otras creencias o ninguna. Y en todas partes se encuentran con la resistencia cuando no abiertamente el rechazo e incluso el insulto por parte de aquellos que se consideran ninguneados por la nueva autoridad. Es razonable que sea así; si algo nos demuestra el estudio de la Historia es que son las mentalidades lo más complicado y difícil de cambiar en una sociedad; que aquellos hábitos con arraigo de años o de siglos terminan por convertirse en determinantes de la identidad; pero eso no significa que sean “verdad”. O la única verdad. O que no puedan cambiar. Para realizar estos cambios, debemos iniciarlos y mantenernos firmes en ellos.

Elegimos a nuestros representantes por sus programas políticos, no por sus creencias religiosas y debemos dejarles en libertad de no asistir a una ceremonia religiosa o de hacerlo a título escrupulosamente personal, porque de esta manera la corporación mostrará su respeto por otras creencias o no creencias, pero sobre todo su respeto por una ceremonia que será sagrada para sus fieles, pero en la cual él no cree. De esta manera, manteniéndonos firmes en esta línea, terminaremos por comprender que los valores éticos de una sociedad no son monopolio de una religión; terminaremos por aprender a separar lo ético de lo religioso, 500 años después de que el realismo político de Nicolás Maquiavelo comenzara a proponerlo.

Amor no quita conocimiento

19 de septiembre 2015

Te levantas una linda mañana y decides que el día está esplendido para calzarte las botas, una vestimenta cómoda, la mochila al hombro,  y tomar cualquier sendero que te aparte del asfalto y del ruido cotidiano. Tenemos la suerte de vivir en el campo, y tras el primer recodo del camino, sentimos esa sensación que imaginamos debieron sentir los antiguos pobladores. Aspiramos profundamente mientras cerramos los ojos para inundarnos del aire puro, pero hete aquí que antes de abrirlos, nuestro sentido auditivo detecta un estruendo que nos obliga a reabrirlos y dejarlos como platos.

motodesbrozacross02

Nuestro gozo en un pozo, ladera abajo vemos que se viene contra nosotros alguien embutido en un traje de buzo de acetato micro perforado sublimado, con parches de goma inyectada y diseño pre curvado de máximo confort, con casco y subido en una moto que despide a ambos lados una enorme estela de polvo y gravilla que alcanza con su onda expansiva a toda la vegetación y fauna colindante, entre la que nos encontramos.

El máximo respeto a todas las personas que aman y practican cualquier tipo de deporte, pero… “Amor no quita conocimiento”.

Afortunadamente no son todos, pero algunos desaprensivos están generando un irreparable daño al trazado de senderos que datan de cientos de años en muchos casos y que fueron vías de comunicación que aún hoy siguen siendo importantes. A ese daño hay que sumar la contaminación acústica, la polución, la contaminación atmosférica y por si fuera poco, el derrame de combustible que multiplica por mil el peligro de incendio.

Tras la exhalación que nos dejó aturdidos volvemos a cerrar los ojos para recuperar el sosiego y no proferir más que silencio tras el ruidoso y demoledor insensato que se divierte destrozando unos caminos prensados con el sudor y esfuerzo de nuestros antepasados, rompiendo la simbiosis y armonía tan natural de nuestros campos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Adapa Canarias

Defensa del Arbol y Paisaje de Gran Canaria

ANDO

This WordPress.com site is the cat’s pajamas

The Daily Post

The Art and Craft of Blogging

The WordPress.com Blog

The latest news on WordPress.com and the WordPress community.

A %d blogueros les gusta esto: