Ando Sataute muestra su perplejidad e indignación ante la sentencia en el caso de la Manada

Uno de los principios básicos en un Estado de Derecho es respetar a los/as jueces y acatar las sentencias, lo cual no impide reflexionar sobre ellas y mostrar la incomprensión e indignación, como han hecho diversos sectores de la sociedad desde asociaciones de mujeres hasta representantes políticos, juristas y policías.

Ando Sataute se une a las manifestaciones de indignación ante la sentencia del caso Manada.  Es una funesta noticia que la justicia no considere violación los hechos sucedidos al entender que los cinco condenados no usaron violencia.

La diferencia entre violación y abuso señala que el abuso sexual, según el Código Penal, consiste en acceder al cuerpo de otra persona sin consentimiento pero sin violencia física, mientras que para la violación debe mediar violencia o intimidación.

La pregunta es si cinco varones, en el rellano de una escalera, frente a una persona no intimidan. La agresión que sufrió la víctima, por parte de cinco hombres, quienes para dejar claras sus intenciones le quitaron el móvil, impidiendo que se pudiera comunicar rápidamente lo sucedido, dejan poco lugar a la duda.

La defensa pedía la absolución y la Fiscalía pedía una sentencia de 22 años de cárcel. El tribunal del caso de La Manada se ha decantado por el término medio, una sentencia que condena a los cinco acusados a nueve años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento.

La sentencia trasluce la pervivencia de criterios patriarcales en la valoración de los hechos, pero desde Ando Sataute manifestamos que la administración de justicia no se puede permitir si quiera la sospecha de pervivencia de criterios sexistas en sus actuaciones. Si las leyes no dejan claro lo que es abuso y lo que es violación es urgente cambiarlas.

Tal es así que el caso de La Manada ha traspasado fronteras y dado pie de nuevo a que se cuestione el sistema judicial español. Los/as representantes españoles en la Unión Europea apuntan al código penal, donde no se tipifica claramente que la violación sea cualquier caso de sexo sin consentimiento. Así lo establece la Convención de Estambul sobre la violencia contra las mujeres, que tanto la UE como España y otros Estados miembros han firmado, pero que está pendiente de ratificación. España en esta materia ha mostrado buenas intenciones, pero no ha pasado de las palabras a los hechos. Tan solo seis países europeos han adoptado esta definición de violación. España no se encuentra entre ellos, aunque el Gobierno ha anunciado este viernes que estudiará una revisión del Código Penal por si es necesario cambiar la tipificación delito de violación.

Todo esto no hace más que evidenciar que queda un largo camino por recorrer para acabar con la violencia hacia las mujeres.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s