Ningún soñador es demasiado pequeño y ningún sueño es demasiado grande.

El alcalde, José Armengol, entregó la llave mágica del municipio a sus majestades los Reyes Magos, no sin antes hacerles una reflexión. También se dirigió a los visitantes de Oriente, la niña Lucia Morales, que habló en nombre de todos los niños y niñas de Santa Brígida

“Majestades, quisiera realizar esta pequeña reflexión antes de hacerles una entrega tan comprometida como es la llave mágica del municipio.

Los actuales guardianes llevamos poquitos meses custodiando la llave de esta enorme casa. Con ella hemos abierto algunas puertas de esperanza, aunque otras siguen pendientes, pero confiamos en que este año los Reyes con su magia contribuyan a que nuestro pueblo brille como el oro, y nos ayuden a renovar todo aquello que está caduco e inservible.

Niños y adultos sentimos la emoción de esta noche mágica, emoción que ni esta lluvia puede evitar. Mañana nos levantaremos más temprano de lo habitual, en búsqueda de aquellos detalles materiales esperados, pero no debemos olvidar los otros grandes deseos e ilusiones que también les pedimos desde el corazón: RESPETO, COMPRENSIÓN Y SOLIDARIDAD entre todos los miembros de esta comunidad.

Como especiales protagonistas que son, quiero pedirles también que los niños y niñas tengan siempre en su cara una sonrisa muy grande, así que traigan mucho carbón a quienes les impidan ser felices.

Salud, cariño y bienestar para todas las familias, es lo que pedimos para este municipio.

Muchísimas gracias, Majestades, y recuerden que ningún soñador es demasiado pequeño y ningún sueño es demasiado grande.

En nombre los más pequeños, la niña Lucía Morales, aprovechó la tan anhelada visita, para pedir que junto con los regalos envueltos en papel de colores, también dejen entre otras cosas,  trabajo para el que no tiene, un hogar para los sin techos…, y cordura para los que llevan las riendas de este mundo que está un poco loco.

Palabras de Lucía Morales a sus Majestades:

Queridos Reyes Magos;

En nombre de todos los niños y niñas satauteños les doy las gracias por visitarnos un año más y llenar de magia las calles de nuestro pueblo.  Les aseguro que tenemos todo preparado: los zapatitos al lado del árbol o del Belén, la hierba y el agua para los camellos, la leche, las galletas y a lo mejor, incluso, hasta algún bizcocho de la Fonda, para que repongan fuerzas después de visitar cada hogar de la Villa de Santa Brígida y continuar su ruta repartiendo ilusiones por todo el mundo.

Queridos Melchor, Gaspar y Baltasar, estoy muy nerviosa, no lo puedo negar, igual que todos los niños y niñas que están aquí esta noche. Sabemos que esta es la noche más mágica del año, porque se pueden hacer realidad todos esos regalos que tanto anhelamos y les contamos en nuestras cartas. Ahora, muchos subiremos a recordárselos al oído y sellaremos con un beso nuestras ilusiones. Pero en esta noche tan mágica quiero pedirle algo muy importante en nombre de todos los que estamos aquí. Queremos que junto a los regalos envueltos en papel de colores, que no deben faltar en ningún hogar donde haya un niño o una niña, dejen también trabajo para el que no tiene, un hogar para los sin techos, salud para los que andan pachuchillos, unos brazos abiertos para los que están solos, mucha cordura para los que llevan las riendas de este mundo que está un poco loco. Y sobre todo una gran lluvia invisible que riegue cada rincón de nuestro planeta y haga brotar con más fuerza que nunca la PAZ.

Gracias, gracias, muchísimas gracias… queridos Reyes Magos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s