Carta desde la distancia 9: un pueblo vivo para los de dentro y los de fuera

Cristina Toledo, desde Madrid, donde trabaja pintando la vidaando color 100x100

 

163-Retrato de familia

Mi relación con Santa Brígida empezó cuando yo era una niña, y mis hermanas al independizarse se fueron a vivir al pueblo. En aquella época casi siempre lo visitaba por motivos festivos; recuerdo festivales de cuentacuentos, paseos por Florabrígida, tardes en los “cochitos” por San Antonio, mañanas en el mercadillo…

Después me matriculé en el Instituto y el pueblo pasó a ser el escenario en el que transcurrió toda mi adolescencia; con los amigos que hice en aquella época de diferentes barrios del municipio, varios de los cuales aún conservo. Fue una época intensa (como son todas las adolescencias), por lo que guardo granCasco-historico-Santa-Brigidades recuerdos de Santa Brígida. Las tardes en la plaza de la iglesia, los partidos de baloncesto, las verbenas… y poco más. Con estar tirados en cualquier banco nos bastaba, pero tampoco es que hubiera muchas más opciones.

Cuando llegó la hora de comenzar la universidad, me vine a Madrid, hace ya casi once años. Los primeros años, siempre que volvía a la isla, el pueblo seguía siendo escenario fundamental de los reencuentros con mis amigos. Ahora ninguno de ellos sigue allí, por lo que sólo voy con por dos motivos: visitas a la familia y para presumir de pueblo con los amigos de fuera que se vienen a conocer la isla. Y sí presumo de pueblo, aunque mucho menos de los que me gustaría.

myegoo__oMe gustaría encontrar una Santa Brígida más viva, con una programación cultural atractiva para sus habitantes y visitantes. Me encantaría que mis sobrinos tuvieran más opciones de ocio cultural y deportivo de las que tuvimos nosotros, que hubiera espacios para el encuentro agradables y seguros para todos. Además, sería más fácil que los que nos visitan apreciasen la belleza del pueblo si se encontrase una solución al mamotreto inacabado que afea la entrada al casco y nos duele a todos.

En fin, desde la distancia, seguiré recordando a Santa Brígida con cariño. Y cuando estoy cerca, seguiré volviendo a sus calles. Pero me gustaría tener más motivos para visitarla cada vez que vuelvo a la isla y que todos los satauteños se implicaran en conseguir un pueblo del que estar orgullosos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s