Carta desde la distancia 2: el pueblo de todos y para todos

Jennifer Ruiz, desde Madrid, donde estudia 3º de Biologíaando color 100x100

 

    Pasé mi infancia y adolescencia en Santa Brígida, un pueblo de Gran Canaria, conocido por ser un pueblo “dormitorio”. En el caso de mi familia, no solo pernoctábamos en él, sino que era el lugar en el que transcurría toda nuestra vida.07-10-10_0754
Ahora que me encuentro fuera, a mi pesar, recuerdo ciertos “monumentos” que afeaban el paisaje y que, sin embargo, parecía que formarían parte de él eternamente, no me gustaría que se creasen más, ni mucho menos que los que ya están continúen allí.
Por otra parte, a medida que me iba haciendo mayor, me daba cuenta de que los pueblos vecinos tenían algo de lo que Santa Brígida carecía… Y con el tiempo descurbí que se trataba del sentimiento festivo, la gente del pueblo es muy animada y yo me considero una de ellas, pero a veces, no por falta de iniciativa, sino de compañerismo quizás o fuerza de voluntad, los proyectos culturales o celebraciones se veían opacados por el conformismo y la pereza. Cuántas veces se han expuesto actos en el viejo teatro o en el parque municipal, que, a pesar de ser gratis, no se veía la presencia y el ánimo de los residentes.
También me gusta recordar los largos paseos por la granja agrícola, por los barrancos circundantes o por las callejuelas del casco antiguo, que a pesar de ser territorios pequeños son de donde me llevo las mejores anécdotas. A su vez siento que no reciben los cuidados necesarios, sobre todo el primer lugar, y con cuidados me refiero a la poca importancia que se les da. Tal vez se podría emplear si no este sitio, otro muy parecido en actividades de las que pudiesemos sacar provecho todos, para no tener que depender de otros. Me refiero, por ejemplo, a que el ciudadano que tenga ilusión de tener un jardín y cultivarlo, pero viva en un piso, pueda compartir una zona común en la que emplear su tiempo. En esta misma línea y dados mis intereses personales, me encantaría que se hiciesen observaciones de la fauna y flora autóctona, guíadas por entendidos en el tema, porque considero que, gracias a internet y a la globalización, conocemos más de otros continentes que de nuestro propio barrio.
Por otro lado, me gustaría que no solo el instituto fuese el lugar de aprendizaje cultural, exposición de ideas y de intercambio de información, sino que también lo fuera otro espacio del pueblo.
Soy consciente de que todo esto es posible después de una enseñanza que motive a los demás a creer en que la participación y actividad entre los vecinos es algo positivo que atrae y convence a los visitantes a querer formar parte de ello.
A pesar de sus defectos extraño la cercanía de sus habitantes y su preocupación que podría resultar molesta, pero cuando te ves en una ciudad en la que a pesar de ser muchos te encuentras más solo que nunca, lo echas de menos. Por esa razón ruego a los que todavía permanecen en él que sigan colaborando para que los que se vayan lo hagan con muy buenos recuerdos de su pueblo y mueran de ganas por volver.
Siempre es más secillo mejorar algo a pequeña escala con la satisfacción de poder dar un ejemplo positivo de unidad y singularidad.

Anuncios

2 pensamientos en “Carta desde la distancia 2: el pueblo de todos y para todos”

  1. ¿Que extraña circunstancia ocurre cada cuatro años, que todos los aspirantes al Ayuntamiento COINCIDEN en resaltar los mismos defectos y inconvenientes de este municipio e intentan achacarlos a la dejadez y poca participación de sus ciudadanos?
    Considero que esa apatía vecinal viene dada en gran medida a la falta de información a todos los niveles, la falta de comunicación de los dirigentes, con la comunidad y en especial a la hora de organización y celebración de eventos ya sean deportivos, culturales en especial los de carácter participativo, que aún en decadencia, alguno se hace.
    Y eso creo estar en razón porque a las pruebas me remito y si no recuerden las fiestas patronales que siendo en tiempo estival con parte del los vecinos fuera del municipio, no dejan de ser un atractivo de gente y viandantes para este casco.
    Plateen se comunicarse, llegar a los vecinos, que no por hacer más, se hace mejor, hagan lo que hagan pero que el pueblo lo sepa, que llegue a ser atractivo o al menos nos enteremos que nos despierten del letargo, que sepamos lo que se va hacer, para cuando, insistan, que nos permitan programarnos, que esto vuelva ha tener vida, que creo que en su día la tuvo.
    Y no sean fáciles de palabra, sean consecuentes con la realidad, no son necesarias de utopías baratas que no dejan de serlo y que lo que se plantee no sea para cubrir una campaña, sino una realidad almenos para cuatro años, este pueblo no es solo para dormir.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s