María Guerra la Quemá.

Homenaje a María Guerra la Quemá. Asociación Sociocultural Drago de Sataute. Sábado, 24 de enero de 2015

María Guerra

Hola María,

Buenas tardes

María…Guerra Alonso

Alfarera,

Alfarera

Nieta y bisnieta de alfarera,

De todo

Toda mi gente era alfarera, toda; primas, tías, retías, bisabuelas, las abuelas de mis abuelas; la raza mía viene toda de alfareras, de la artesanía

De toda la vida,

Bueno antes eran loceras, y hoy como es la moda alfarero

¿Y cómo aprendió Usted?,

¿Cómo aprendí yo?, con mi madre

¿Cómo era un día normal suyo?

¿Un día normal mío? Me quemé, estuve un montón de tiempo para recuperarme, pero antes de quemarme, ya yo manejaba el barro; pues después me quemé, estuve un montón de tiempo pá recuperarme, después empecé en la escuela, empecé con los chiquillos, lo que le dicen a uno, y allí arriba había un chiquero, yo si salía de mi casa pero me metía en el chiquero y cuando los chiquillos salían de la escuela, salía yo también

¿Y qué hacía durante todo ese tiempo? Allí sentá, cogiendo los libros y mirándolos, y porquerías, na más y después hasta que mi madre se enteró y me dijo pues ahora te vienes conmigo. Con mi madre venía una señora ya mayor, le pagábamos porque ya ella no podía trabajar, pa ella ir a buscar leña, dir a Telde a vender, dir a vender por tos esos mundos, mi madre y mi abuela, mi madre tenía su casa y mi abuela tenía la della, casi toda la semana tenía empleas haciendo una cosa, otras y dice tú tienes que aprender, dame el palo ese, por favor, del cepillo. La puerta era esa, ella se sentaba ahí cerraba la puerta un pisco pa cá y me dejaba a mi por detrás ; tú vez este palo, pues este palo te lo comes tú,

Le decía, sí este palo te lo comes tú hoy, venga coge sentá ahí, coge el barro con las manos, ¡coge el barro!; ¿qué estas haciendo?, nada,  nada estas haciendo sino empezar, ¡venga, a empezar!. Y bueno, lo hacía, a empezar como me decía ella y me decía esto no sirve, está cambao, ¿está cambao?, y me decía pues si hoy te sale cambao, mañana te sale derecho, porque si estas haciendo y devaratando, no aprendes. Las cosas que se hacen se dejan como salen y no hay que estar devaratandolos, sino dejarlas. Me dolía el culo y me decía, no te solivies el culo que no te vas a levantar de ahí hasta que termines y no te vas a almorzar

O sea, que estaba todo el día trabajando la cerámica,

Leer más en DRAGO de SATAUTE.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s