Aportación. Rosario Miranda

DSC_6108BOpinión
Aportación.    Rosario Miranda

Estuve el pasado jueves en la presentación del proyecto de ANDO y en el debate que siguió. A instancia de mis amigos Juan Carlos Domínguez y Dimas Valdivielso, expongo a continuación algunas ideas que en ese momento no expresé.

Dimas Valdivielso dijo que ANDO pide acción ciudadana, algo según él muy difícil; salir de casa en nuestro tiempo libre para hablar, por ejemplo, de los presupuestos -añadió Dimas-, es algo costoso, un duro deber al que ANDO nos llama. Al respecto pienso lo siguiente:

Estamos llevando a cabo en España una segunda transición: la primera fue del franquismo a la democracia de partidos, la segunda es de la democracia de partidos a la democracia participativa.

La democracia participativa es un sistema político en que los individuos son ciudadanos en la práctica, no sólo en teoría, y protagonizan la vida pública continuamente, no una vez cada cuatro años en las urnas electorales. La principal institución de la democracia participativa es la asamblea, donde las personas definidas como ciudadanas pueden conducirse efectivamente como tales.

La participación en la vida pública nos amplía como personas, nos enriquece con una faceta cívica que, aunque enunciada desde la Ilustración, no habíamos incorporado a nuestra cotidianeidad. El ejercicio de la ciudadanía despierta y nutre en cada individuo la primera persona del plural, un “nosotros” que se suma -y nada resta- a la primera persona del singular. La participación en el “nosotros” -la acción ciudadana- procura a quien la practica una forma particular de alegría, que los ilustrados denominaron “felicidad pública”.

El ejercicio de la ciudadanía no es, por tanto, algo costoso, ni es un deber que estamos obligados judeocristianamente a cumplir. La vida pública no es un deber: la acción ciudadana es un bien y se protagoniza porque nos enriquece personal y colectivamente.

            Por todo ello, al igual que otros movimientos ciudadanos estructurados sobre la participación ciudadana, ANDO no pide: ANDO ofrece.

            Juan Carlos Domínguez habló de aglutinarnos, de la conveniencia de que converjan los diversos grupos de participación ciudadana de cara a las elecciones: si los demócratas participativos damos nuestro voto a distintos grupos, no conseguiremos representación en el municipio. Al respecto pienso lo siguiente:

            Estamos en la transición de un sistema de partidos políticos a un sistema de participación ciudadana, y en este último la representatividad tiene una lógica diferente de la que rige en el sistema de partidos. Dado que no hemos cambiado la ley electoral, en las elecciones siguen vigentes las reglas del sistema de partidos, con lo cual la invitación de Juan Carlos a aglutinarnos es altamente pertinente.

            Para afianzar y aumentar el sistema participativo y consumar la transición, me parece vital que tengamos en cuenta que lo relevante -en política y en todo- es QUÉ se hace, no QUIÉN lo propone. En un sistema participativo un individuo pertenece sobre todo al grupo de sus conciudadanos, no a un partido político, ni a PODEMOS o a ANDO: se trata de otra lógica. Eso creo.

 

Anuncios

Un pensamiento en “Aportación. Rosario Miranda”

  1. Muy buena reflexión sobre la atomización del voto en Santa Brígida, que acaba disperos entre todos los partidos, y que además corre el peligro de distribuirse entre organizaciones de ideologías y metodologías similares. En este sentido, cabe señalar que en el momento de fundación de Ando, no existían en nuestro municipio partidos políticos con aspiraciones a plantear un modelo de gobierno abierto, ciudadano y participativo. El reto está en que los ciudadanos nos convenzamos de que, sin nuestra implicación individual en un proyecto colectivo (El municipio de Santa Brígida), la situación de crisis política se perpetuará indefinidamente. Ando apuesta por el liderazgo colectivo frente al individual; por el intetés municipal frente al regional; por el interés general frente al particular o partidista. Estoy de acuerdo con la frase final, lo importante es el qué se hace y el cómo se hace, no el quién lo hace.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s