Las mujeres rurales de Sataute en el siglo XXI

Rosalía Rodríguez Alemán

Mujeres Fedac
El trabajo de las mujeres en el medio rural canario en general, y en Santa Brígida en particular, ha sido indispensable para las economías domésticas por siglos. Las mujeres han colaborado en la siembra o en la cosecha, han trabajado en las queserías o han elaborado otros alimentos derivados de las actividades agropecuarias, y también han sido maestras o parteras, han puesto tiendas o han prestado un sinfín de servicios que han puesto de manifiesto su buen hacer por generaciones.

Hoy las mujeres rurales de Sataute siguen realizando estos trabajos, y además han dado un paso adelante para asumir la titularidad de sus explotaciones agrícolas o ganaderas y emprender su propia aventura empresarial, de mayor o menor envergadura, pero mirando al futuro con decisión e ilusión.

Y siempre, entonces como ahora, nuestras mujeres han estado desempeñando el trabajo doméstico, de reproducción biológica y social, y de cuidado. Un trabajo no reconocido, no remunerado y raramente agradecido. Trabajo para el que algunas contaron antaño con la colaboración de sus parejas, una colaboración que se ha venido acrecentando gradualmente con el buen hacer de sus compañeros de vida que van tomando conciencia de que si ambos trabajan juntos en las tareas domésticas y de cuidado, ambos pueden disfrutar juntos del tiempo libre.

Pero aún queda mucho por hacer para mejorar su situación como, por ejemplo, impulsar su participación en los foros donde se toman decisiones que les afectan, promover su asociacionismo para hacer valer sus derechos con una sola voz, hacerles más accesible la formación que demanden adecuando los horarios a sus responsabilidades, hacerles llegar cumplidamente información sobre temas que a ellas les preocupan (como subvenciones específicas y ayudas), favorecer la mejora de la comercialización de sus productos, apoyar la emprendiduría de las mujeres jóvenes o sensibilizar a todas las familias y la comunidad para distribuir la carga de trabajo que supone la doble o triple jornada laboral, entre otras muchas tareas.

En fin, las mujeres han sido, son y serán protagonistas en el desarrollo socioeconómico del sector primario de nuestro municipio, y aunque tal reconocimiento no les haya llegado, no hemos de dejar caer en el olvido esta inestimable contribución a nuestra calidad de vida y al desarrollo municipal.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s