Por un municipio más inclusivo y accesible

El Ayuntamiento está trabajando en la redacción del Plan de Accesibilidad Universal del Municipio de la Villa de Santa Brígida al objeto de caminar hacia un entorno más inclusivo y accesible para todas las personas. Para ello, ha iniciado las reuniones con los colectivos sociales y con el personal municipal, para orientar sobre los fines del Plan de Accesibilidad Universal y recabar las sugerencias y necesidades que se plantean desde los distintos sectores para mejorar el acceso a los servicios, información e instalaciones de la Villa de Santa Brígida.

Se han celebrado reuniones con los colectivos sociales y con el personal municipal

Con este Plan se trata no solo de eliminar barreras arquitectónicas, sino de beneficiar al conjunto de la sociedad como condición imprescindible para garantizar la igualdad de oportunidades. En este sentido serán beneficiarias las personas con diversidad funcional (intelectual, visual, auditiva y motriz), al igual que las personas mayores o las que portan carros de bebes o de la compra, entre otras. En todo caso, no se debe de perder de vista que la discapacidad es, en muchos casos, una cuestión de grado que puede afectar, al menos temporal o circunstancialmente, a cualquier persona.

Actualmente se entiende la accesibilidad como el conjunto de condiciones de comprensión y usabilidad que deben cumplir el entorno, los espacios, los edificios, los servicios, los medios de transporte, los sistemas de comunicación, los procesos, los productos y los elementos análogos para que todas las personas puedan utilizarlos y puedan disfrutar de ellos con seguridad y comodidad y de la manera más autónoma y natural posible. Seguir leyendo Por un municipio más inclusivo y accesible

Anuncios

Comer contamina: estos son los platos con mayor huella de carbono

Somos libres de elegir lo que compramos y comemos, en función del gusto o por cuestiones de salud, modas o simple tradición. Un factor en alza que cada vez preocupa más a los consumidores es el impacto medioambiental que tendrá la lista de la compra; ya sabemos que el futuro del planeta está seriamente amenazado y la alimentación juega un papel clave.

Por eso, además de combatir el desperdicio alimentario o reducir el uso de plásticos, es interesante conocer cuáles son los alimentos con una mayor huella de carbono que podemos reducir o eliminar de nuestra dieta habitual. Y no se trata de consumir solo productos ecológicos, ya que además podría no ser en absoluto la mejor idea si queremos reducir nuestra huella ambiental.

¿Qué es la huella de carbono?

La huella de carbono –carbon footprint en inglés- es una medida que se emplea para cuantificar el impacto que tiene una actividad concreta en el calentamiento global del planeta. También llamada huella ecológica, indica la cantidad de gases de efecto invernadero que se liberan a la atmósfera.

Prácticamente cualquier actividad de la vida actual genera una huella de carbono determinada. Pensamos quizá en grandes industrias, pero también dejan su huella actividades cotidianas como cargar el teléfono móvil, usar el ascensor, tener encendida la calefacción o salir de viaje.

En los últimos años se está tomando esta medida como un valor referencial para combatir el cambio climático y sensibilizar sobre el problema. Empresas de todo tipo están comprometiéndose a reducir su huella de carbono, y también lo hacen organizaciones y organismos oficiales, como los ayuntamientos.

La industria alimentaria es una de las que más afectan al medio ambiente; cada vez somos más y necesitamos mucha mayor cantidad de alimentos que se producen de forma masiva, transportando productos a miles de kilómetros.

Hasta que llega a nuestra casa, un alimento puede haber afectado a la atmósfera de diferentes maneras. Por ejemplo, para poder cocinar con un paquete de arroz éste liberó gases en su plantación; además hay que sumar las prácticas agrícolas con el uso de la maquinaria, los posibles fertilizantes y otros tratamientos, la recolección y procesado, el envasado, el transporte, etc. Y eso sin contar la energía que gastemos nosotros en cocinarlo, o si fuimos a comprarlo en coche.

Hay algunas herramientas y cuestionarios en red que permiten hacerte una idea de cuál es la huella de carbono que genera tu modo de vida; aunque sean medidas aproximadas, puedes llevarte más de una sorpresa. Es interesante para ser conscientes del efecto de nuestras pequeñas acciones y qué podríamos cambiar.

Ahora bien, ¿cuáles son los alimentos que deberíamos evitar si nos preocupa el planeta?

¿Qué alimentos tienen un mayor impacto?

Para captar mejor la atención del público, la WWF de Reino Unido ha publicado un informe en el que analiza la huella de carbono de cuatro de los platos tradicionales británicos más queridos. Esto pone las cosas en perspectiva, porque no es lo mismo pensar en ingredientes en abstracto que ser consciente de lo “contaminante” que es la comida que tienes delante a punto de devorar.

El que aparece encabezando la lista de los platos con un mayor impacto ambiental es el cawl, una sopa tradicional de Gales a base de carne de cordero y/o ternera, patatas, verduras, queso, mantequilla y otros ingredientes. Un cuenco equivaldría a la producción de 71 botellas de plástico PET de medio litro o 722 cargas de teléfono móvil.

Emisiones de gases de efecto invernadero por tipo de alimento, en gramos (fuente: Our World in Data)

¿Por qué es un plato tan poco sostenible? Esencialmente, por la carne de cordero. La industria cárnica es una de las más contaminantes, especialmente en la producción de cordero y ternera. Cada gramo de carne producido genera unos 221,6 g de CO₂e, frente a los 0,58 g que generan las legumbres.

Los alimentos más sostenibles

Los platos típicos con una menor huella de carbono (fuente: Eat Low Carbon)

La compañía americana Bon Appétit Management Company, en colaboración con la organización Ecotrust han creado un listado interactivo de platos ordenados por el impacto ambiental de sus ingredientes. Liderando la lista aparecen una sopa de tres legumbres, una sopa de lentejas, patatas fritas caseras, salmón local a la parrilla, falafel, verduras al vapor y fruta de temporada.

Son por tanto las legumbres el mejor alimento para la sostenibilidad del futuro. Lentejas, garbanzos o alubias tienen una huella de carbono muy baja. Como recoge la FAO, son capaces de adaptarse al cambio climático y también ayudan a reducir sus efectos, pues fijan el nitrógeno de la atmósfera en el suelo y también mejoran la productividad de otros cultivos.

En general, una dieta basada principalmente en productos vegetales genera una menor huella de carbono, como parecen indicar diferentes estudios. Junto a las legumbres, cereales como el maíz, la cebada, el trigo o el arroz lideran el ranking -aunque la huella del arroz es algo superior, pues produce metano-. La valoración de los frescos -verduras, frutas y hortalizas- es más compleja porque depende de otros factores, como la variedad y la estacionalidad.

Y ese es otro punto crucial de todo este asunto; ¿de qué sirve cambiar la tostada de jamón del desayuno por una de aguacate si la fruta viene de Perú? Más aún: si cada semana se te estropean varias piezas de fruta o no aprovechas todas las partes de la verdura, estás aumentando tu huella de carbono.

Por eso la clave no está en comprar productos ecológicos -cuyo impacto ambiental podría ser mucho mayor del que imaginamos- sino en ser consumidores más conscientes y responsables. No es ningún secreto: deberíamos reducir el consumo de carne, aumentar las raciones de legumbres y cereales integrales, tomar abundantes verduras y frutas de temporada locales, y evitar al máximo el desperdicio y los residuos plásticos.

Decidir comer menos carne no es solo una cuestión de moda veganista o de preocupación por la salud. Preocuparse por el futuro del planeta y comprometerse a colaborar en su protección es otro gran motivo para comer más vegetales, especialmente legumbres.

publicado por: LILIANA FUCHS

en    www.directoralpaladar.com

Ando Sataute muestra su perplejidad e indignación ante la sentencia en el caso de la Manada

Uno de los principios básicos en un Estado de Derecho es respetar a los/as jueces y acatar las sentencias, lo cual no impide reflexionar sobre ellas y mostrar la incomprensión e indignación, como han hecho diversos sectores de la sociedad desde asociaciones de mujeres hasta representantes políticos, juristas y policías.

Ando Sataute se une a las manifestaciones de indignación ante la sentencia del caso Manada.  Es una funesta noticia que la justicia no considere violación los hechos sucedidos al entender que los cinco condenados no usaron violencia.

La diferencia entre violación y abuso señala que el abuso sexual, según el Código Penal, consiste en acceder al cuerpo de otra persona sin consentimiento pero sin violencia física, mientras que para la violación debe mediar violencia o intimidación.

La pregunta es si cinco varones, en el rellano de una escalera, frente a una persona no intimidan. La agresión que sufrió la víctima, por parte de cinco hombres, quienes para dejar claras sus intenciones le quitaron el móvil, impidiendo que se pudiera comunicar rápidamente lo sucedido, dejan poco lugar a la duda.

La defensa pedía la absolución y la Fiscalía pedía una sentencia de 22 años de cárcel. El tribunal del caso de La Manada se ha decantado por el término medio, una sentencia que condena a los cinco acusados a nueve años de prisión por un delito continuado de abuso sexual con prevalimiento.

La sentencia trasluce la pervivencia de criterios patriarcales en la valoración de los hechos, pero desde Ando Sataute manifestamos que la administración de justicia no se puede permitir si quiera la sospecha de pervivencia de criterios sexistas en sus actuaciones. Si las leyes no dejan claro lo que es abuso y lo que es violación es urgente cambiarlas.

Tal es así que el caso de La Manada ha traspasado fronteras y dado pie de nuevo a que se cuestione el sistema judicial español. Los/as representantes españoles en la Unión Europea apuntan al código penal, donde no se tipifica claramente que la violación sea cualquier caso de sexo sin consentimiento. Así lo establece la Convención de Estambul sobre la violencia contra las mujeres, que tanto la UE como España y otros Estados miembros han firmado, pero que está pendiente de ratificación. España en esta materia ha mostrado buenas intenciones, pero no ha pasado de las palabras a los hechos. Tan solo seis países europeos han adoptado esta definición de violación. España no se encuentra entre ellos, aunque el Gobierno ha anunciado este viernes que estudiará una revisión del Código Penal por si es necesario cambiar la tipificación delito de violación.

Todo esto no hace más que evidenciar que queda un largo camino por recorrer para acabar con la violencia hacia las mujeres.

Santa Brígida quiere ciclos formativos de alfarería, viticultura y floricultura

ANDO Sataute pedirá un acuerdo unánime de los diecisiete concejales que conforman el pleno municipal, para pedir a la Consejería de Educación, mejorar la oferta educativa del municipio con la incorporación de ciclos especializados en alfarería, viticultura, floricultura y la implantación en el IES Santa Brígida de Bachiller Artístico.

 Será el próximo jueves, 26 de abril, en el pleno ordinario a partir de las 17:00 horas donde defenderemos dos mociones.  La primera de ellas, en defensa de las pensiones públicas, pedimos trasladar al Parlamento Europeo el rechazo del Ayuntamiento, al Producto Paneuropeo de Pensiones Individuales (PEPP), al entender que este producto producirá un desvío de posibles cotizaciones sociales que podrían aumentar los ingresos de los sistemas públicos de pensiones a empresas privadas que obtendrían importantes beneficios. Pedimos que se estudien las medidas necesarias para que los sistemas públicos de pensiones garanticen unas pensiones dignas y suficientes.

Con la segunda moción planteamos el apoyo al acuerdo del Consejo Escolar Municipal del pasado 5 de abril para la ampliación de la oferta educativa en los centros de Secundaria del municipio en materias relacionadas con temas singulares y vinculados a las actividades económicas tradicionales del municipio como son la alfarería, el vino, la producción floral, así como la demanda realizada por el IES Santa Brígida para poder ofertar el Bachillerato Artístico.

ver convocatoria pleno 26 de abril 2018

ver moción ANDO – Oferta Educativa

ver moción ANDO – PEPP

 

El miedo a solucionar el asunto del mamotreto

En el pleno del día 2 de abril, solicitado por Cambio por Sataute, Unidos por Gran Canaria y Centro Canario Democrático para abordar el asunto del tristemente célebre mamotreto, el alcalde expuso con todo lujo de detalles los pasos que se han dado para que se pueda llegar a una situación en la que se vislumbre una solución definitiva. Habló de las conversaciones mantenidas con la UTE para acordar una resolución favorable a ambas partes, no sin antes recordar a los concejales de la oposición, firmantes de la solicitud del pleno, que existe una sentencia judicial firme que obliga a la institución a pagar 16 millones de euros a la referida UTE. Por tanto, todo lo que signifique reducción de las cantidades adeudadas y todo lo que implique acelerar el proceso de recuperación de la obra será beneficioso para el municipio. Ese es el estado de las conversaciones: reducir pagos y hacerse con el patrimonio.

Y este grupo de gobierno, en un alarde de responsabilidad y buscando por encima de todo el consenso y el beneficio público, no solo ha dado pasos significativos para movilizar este asunto enquistado desde hace tanto tiempo sino que, además, lo ha hecho presentando a la totalidad de la corporación como protagonista de los logros que en su día se alcanzaran. Seguir leyendo El miedo a solucionar el asunto del mamotreto

III Jornada de Consumo Responsable: una apuesta por la sostenibilidad y la justicia social

El consumo responsable defiende que podemos cambiar nuestros hábitos de consumo ajustándolos a nuestras necesidades reales y a las del planeta, escogiendo opciones que favorezcan la igualdad social y el medio ambiente. Consumir es un gesto cotidiano que tiene un fuerte impacto social y ambiental y hacemos casi de manera inconsciente. La alternativa es un consumo más moderado, reflexivo y crítico, y es posible ante cualquier decisión de compra.

Con motivo del Día Internacional del Consumo Responsable, desde la Concejalía de Salud Pública y Consumo, que dirige la concejala Rosalía Rodríguez Alemán, por tercer año consecutivo, han dado comienzo con la realización de talleres de reciclaje en los barrios de la Villa, las actividades del programa de la III Jornada de Consumo Responsable de Santa Brígida, que tendrá su gran exposición el sábado 7 de abril acompañada de diversas mesas de debate y otras actividades como la exhibición de vehículos eléctricos 100%, puntos de recarga, agricultura y ganadería ecológica y Km0, artesanía Km0, energías verdes y renovables, mercademos, moda ética y cosmética natural o finanzas éticas. Una Jornada informativa sobre economía social y sostenible, con la finalidad de sensibilizar a la población de la necesidad de revisar los hábitos de consumo.

La IIIª Jornada de Consumo Responsable: por una economía social y sostenible parte de la idea de que el acto de compra ejecutado por un/a consumidor/a ideal busca no sólo la satisfacción de una necesidad, sino ser parte activa y virtuosa de los procesos económicos, medioambientales y sociales que posibilitan el bien o producto consumido. Todo ello con el objetivo final de favorecer la conservación del medio ambiente y la igualdad social.

Seguir leyendo III Jornada de Consumo Responsable: una apuesta por la sostenibilidad y la justicia social

A %d blogueros les gusta esto: